Bienvenida

Estimado lector,

Antes de nada agradecerte la visita a este sitio que nace como fruto de una motivación personal y profesional que se produce cuando uno alcanza ese punto de inflexión en la madurez al cumplir los 40 años.

En numerosas ocasiones se me ocurren cosas novedosas y en otras reflexiono sobre experiencias profesionales vividas en primera persona o a través de terceros que requirieron la toma de una decisión que marcó un determinado camino. Ya hace tiempo sentí que ese conocimiento adquirido con el paso del tiempo caería en el olvido y por ello tomé la decisión de comenzar a escribir una especie de diario-anecdotario para que no se perdieran en mi memoria, cada día con menor capacidad de almacenamiento.

El descubrimiento y estudio de las nuevas tecnologías de comunicación aportó un aire fresco a mis inquietudes, sería fenomenal compartir con los demás todo lo aprendido, y ello me animó a iniciar este blog que ahora visitas.

Los objetivos pretendidos son múltiples y difíciles de definir, por ello me centro en la idea principal de crear un foro de opinión sobre temas de empresa con carácter crítico y constructivo, con la sana intención de aplicar la mejora continua y fomentar la innovación en las formas de trabajo comúnmente establecidas y aceptadas, convencido de que en estos tiempos de crisis mundial que estamos pasando es necesario reinventarse a uno mismo y a los sistemas para salir fortalecidos.

La realización de un programa MBA en el Instituto Internacional San Telmo supuso un hito importante en mi carrera profesional, cuando meditaba sobre la realización del mismo recuerdo una conversación con el entrañable profesor D. Juan Paneque quien ante la pregunta:

- ¿pero qué me vais a enseñar para que esto cueste tanto dinero?

contestó:

- Lo importante no es lo que te enseñemos, sino lo que vas a aprender tú.

En aquel momento la respuesta me resultó poco convincente y menos aún comercial. Pasado el tiempo aquí me veo, el poso que dejaron los numerosos casos de estudio durante el programa junto con mis experiencias, que servirán de base para muchos artículos, se mezclaron en mí produciendo una inquietud constante y un deseo de hacer muchas cosas nuevas y mejores.

No puedo dejar pasar la ocasión para dedicar este trabajo a mi mujer Isabel, por su amor y apoyo constante, luchadora incansable y hacedora de posible todo aquello que resulta lejano e inalcanzable, gracias de todo corazón. También a mi hermana Dulce quien siempre ha confiado en mí en todo momento y cuya colaboración en este proyecto es crucial.

Espero que la lectura de los artículos resulte de tu interés y contribuyas con tus reflexiones más sinceras para que entre todos hagamos un camino conjunto hacia la sabiduría.

Recibe un cordial saludo.

Carlos Ortega

 Carlos Ortega Rubio 

MBA Economía y Dirección de Empresas

Ingeniero Superior de Montes.