Reuniones de trabajo

El comentario más generalizado cuando comentas entre compañeros su opinión sobre las reuniones de trabajo es que son POCO PRODUCTIVAS por no añadir más calificativos poco constructivos. Si esto es así entonces ¿porqué se hacen? o lo que es mejor ¿porqué no se hacen productivas?.

Esta podría ser una parodia de cómo se planifica y organiza una reunión con un resultado typical spanish.

 


Aparte la broma, en tiempos de crisis como el que estamos atravesando este es un lujo que no nos podemos permitir.

En un artículo enla Revistade Antiguos Alumnos del IESE  (Junio de 2004), el profesor D. José Mª Rodriguez recogía:

  1. Son necesarias para coordinar funciones.
  2. Son necesarias para tomar decisiones consensuadas.
  3. Son el método habitual de trabajo de un equipo de alta dirección.

Las reuniones y el comportamiento de la conducta de sus asistentes están bastante estudiadas, así sabemos que:

AREA SOCIOEMOCIONAL:

  • Se expresan acuerdos o desacuerdos
  • Se producen tensiones y relajación.
  • Se establecen ayudas y enfrentamientos.

por tanto los componentes del grupo sufren sentimientos y emociones necesarias para poder colaborar exigiéndose una confianza mutua, una comunicación sincera y una motivación abierta a los demás.

AREA COGNOSCITIVA:

  • Se aporta o solicita información.
  • Se formulan o piden opiniones.
  • Se hacen o piden sugerencias

de esta manera se desarrolla un cerebro pensante COLECTIVO con mayor capacidad de resolución de problemas pero con un sistema de funcionamiento más complejo. Requiere para que sea efectivo un método científico de toma de decisiones para llegar a una síntesis consensuada pensando por ETAPAS.

Desde un enfoque más práctico, las reuniones como todo en esta vida tienen sus ventajas e inconvenientes:

VENTAJAS:

  1. Suma de conocimientos e información.
  2. Gama más variada de enfoques.
  3. Mayor aceptación de la decisión final porque se ha participado en ella.
  4. Mejor comprensión de la decisión porque se ha participado.

INCONVENIENTES:

  1. Presión social: la opinión de la mayoría se impone.
  2. Insistencia persuasiva: la defensa reiterada de unos determinados argumentos acaban por vencer la resistencia de quienes no lo comparten por agotamiento.
  3. Dominación individual: si el que domina es el superior jeráquico, la autonomía de los asistentes para decidir cuestiones queda muy limitada.
  4. Polarización: las preferencias personales operan como criterios decisorios.
  5. Negativismo: cuando un asistente niega tajantemente la opinión de otro, es probable que cuando proponga algo, aunque sea positivo, reciba la negación del anterior.
  6. Mayores exigencias de tiempo.

¿Y ahora qué? todo esto si no lo sabíamos a ciencia cierta, lo suponíamos pero ¿nos reunimos o no?. A la vista de la numeración entre ventajas e inconvenientes parece que mejor no lo hagamos.

En la realidad todas estas características se producen en cada reunión de una forma distinta, mezcladas y relacionadas. Mi peor recuerdo de reuniones eran aquellas en las que se convocaban de forma sorpresiva con un

  • «arriba las manos, tenemos reunión«,
  • pero «¿para qué?«
  •  «ya te enteraras«.

Como norma general era para corresponsabilizarme de una decisión previamente adoptada por un superior jerárquico que si disentías te agotaba hasta el aburrimiento buscando una resolución favorable a su posición como aparecía en el vídeo inicial.

Bueno hasta aquí un desarrollo más o menos simple de la teoría. Yo estoy a favor de las reuniones, las considero necesarias pero impondría unas reglas de juego para reducir sus inconvenientes.

En el artículo que estoy redactando «Reuniones sí, pero…»  realizo una recopilación de recomendaciones en las que vamos a redactar un pequeño reglamento, de obligado uso si no queremos padecer una de las enfermedades más dolorosas de los directivos, la reunitis.

Un saludo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carlos Ortega.

MBA Economía y Administración de empresas.

Ingeniero Superior de Montes

 

4 pensamientos en “Reuniones de trabajo

    • Hi Miller,

      just obvious. The video is a joke of a popular Spanish showman in a film parody of «Twelve Angry Men» (1957. Sidney Lumet with Henry Fonda). I recommend you the film.
      Thanks you very much for your visit and comment.

      Carlos Ortega

  1. «Menos directivos y mas puestos productivos». Esta es mi reflexion.
    Un antiguo jefe me enseño que cuando en se formaba un grupo de mas de dos, las riendas solo las tomaba uno.
    Con esta manera de gestion esta claro que REUNIONES NÓ….

  2. Sinceramente este tipo de actuaciones están muy presentes en muchas empresas de nuestro país. Es acertado explicar cómicamente este tipo de actitudes y espero que algún día muchos directivos tengan la voluntad de poner remedio.
    Aconsejo también trabajar como expatrioado para aprender de otras formas de reunirse y de tomar decisiones. La parte negativa es acostumbrate a las buenas prácticas que luego pocas empresas aplican es España, y frustrarse de vuelta a casa.
    Ojalá el directivo español del futuro sea más internacional y menos chapado a la antigua.

    Enhorabuena por el material aportado!
    Un saludo desde Francia,

    Jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *