Se vende país.

Con la prima de riesgo de varios países europeos por las nubes, entre ellos España, si no se están vendiendo directamente, al menos sí que es cierto que se están hipotecando. Pero no me refiero a eso con el titular tan sugerente de este artículo, ni tampoco al haber encontrado ningún recorte de prensa donde se ofrezca la posibilidad de adquirir, mediante transacción comercial, los derechos de propiedad y gobierno de ningún territorio escondido en las entrañas africanas. Me refiero a vender, vender; como se ha hecho toda la vida, con el traje y el maletín bajo el brazo cargado de catálogos donde se ensalzan las maravillas de nuestros productos, aparte de las nuevas técnicas de marketing online.

Y es que en el plazo de dos semanas he asistido a sendos actos comunicativo-informativos donde bajo el paraguas de un foro de opinión o de empresarios en busca de oportunidades de inversión, se montó el puesto de venta ambulante, compuesto siempre por los mismos elementos: 2 caballetes de madera, un tablero y una tela de cierta calidad cubriendo el artilugio, sobre la que se expone la mercancía.

El país en venta, lo hacía a sí mismo ante terceros, se trataba ni más ni menos que de Canadá. Y allí me encontré en la sede de la escuela de negocios del Instituto San Telmo en Sevilla a la plana mayor del Canadá en España, encabezada por su embajador y seguida por su Cónsul en Barcelona y agregada de asuntos económicos. Al embajador probablemente le han mandado una circular en la que le recomiendan que se ponga el mono de trabajo, imprima cuadernillos y tripticos informativos, y comience a hacer una labor de promoción de las cualidades y ventajas competitivas de su país a la busca de inversores que sepan ver las posibilidades que ofrecen como puerta de entrada al mercado norteamericano. Con la crisis mundial que tenemos encima, poco se habla del Canadá, y ya se sabe en aguas revueltas, ganancia de pescadores y en esto de la pesca los canadienses saben un rato.

Igualmente hizo el amigo Manolo Pimentel al que me refería en mi anterior artículo. Montó tambien su puesto ambulante y desplegó una amplia oferta de las publicaciones de su editorial Almuzara (muy recomendable a mi parecer) y al finalizar su ponencia se puso a vender como el que más.

Han vuelto los tiempos en los que el buen comercial es un bien codiciado por las empresas. Ese, que en los tiempos de bonanza estaba siendo un poco denostado por pesado y cansino, ese que se veía venir a la legua por su traje y su corbata, ahora que se estaba imponiendo la moda “casual” entre los directivos. Ese que nunca tenía horarios para concertar una visita o atender una llamada de teléfono. A ese comercial ahora se lo rifan y se le paga con un cheque en blanco si es capaz de salvar a nuestra empresa.

¡Se vende un país y lo que sea!.

Os dejo este vídeo, maravilla de la motivación de vendedores, que desde que nos lo presentó en una sesión del MBA de San Telmo el profesor y buen amigo D. Antonio Villafuerte Martín, no he dejado de promocionar  por la maestría con que consigue transmitir su mensaje. Seguro que os entran ganas de vender a vosotros también.

¡Ojo, yo NO recomiendo este sistema! Si salís motivados después de una sesión como esta, tenéis un serio problema.

 

Un cordial saludo.

Carlos Ortega

MBA Economía y Administración de Empresas.
Ingeniero Superior de Montes.

4 pensamientos en “Se vende país.

  1. Cita encontrada esta mañana:
    “Difficile est tenere quae acceperis nisi exerceas” de Plinio el Viejo. Te dejo el trabajo de traducirla e interpretarla , jejeje.
    Una charla muy gratificante la de ayer..

    • Hola Paco,
      gracias por tu aportación. Estoy completamente de acuerdo contigo en todo, la cita y mi opinión sobre nuestro encuentro.
      Yo, que soy de ciencias, efectivamente he tenido que recurrir a la socorrida ayuda online para traducir la cita, su interpretación ha caído por su propio peso.
      Uno de los latinajos más sencillos que retengo en mi memoria por su aparición en la película “Dead Poets Society” (1989. Peter Weir) es el de “Carpe diem” y se repite en mi cabeza de forma permanente, trato de sacarle partido todos los días de mi vida, y otro que he buscado para responderte es “Fortuna iuvat audaces”. Tú que eres de letras lo entenderás sin ayuda.
      Estamos en contacto.
      Carlos Ortega

  2. Amigo,

    es que lo único que genera ingresos es la venta. Y sin ella, el capitalismo no funciona.

    Si no nos gusta el sistema, podríamos intentar cambiarlo. Pero mientras estemos dentro de él, esas y no otras son las reglas del juego.

    Un saludo,

    Javier.

  3. Pingback: Open your mind to the world | Negomaster: ideas, innovación, formación, experiencia, excelencia empresarial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>